martes, 24 de agosto de 2010

Se cumplen cuatro meses de conflicto

El próximo jueves 26, a partir de las 13.30, los trabajadores del diario Crítica de la Argentina marcharán desde la puerta de la redacción, Maipú 271, hasta la plaza de Mayo, para solicitar la preservación de todos los puestos de trabajo y exigir que distintas reparticiones oficiales paguen sus deudas por publicidad.

La empresa que editaba el matutino, al mando del español Antonio Mata y el empresario farmacéutico Marcelo Figueiras, solicitó su propia quiebra el 2 de agosto. Para esa fecha, ya habían dejado librados a su suerte a los 190 trabajadores, que acumulan cuatro meses sin cobrar salarios ni aguinaldo y que en una semana perderán la cobertura médica por obra social. Los trabajadores sostienen una ocupación pacífica de la redacción en defensa de todos los puestos de trabajo desde hace tres meses y medio.

Por una petición de los trabajadores, el juez Fernando Durao abrió una cuenta bancaria judicial para que allí depositaran los deudores por avisos publicitarios aparecidos oportunamente en el diario. Entre ellos, están empresas privadas y los gobiernos nacional, de la Ciudad de Buenos Aires, de las provincias de Buenos Aires, Santa Fe y Chubut, además de las municipalidades de Rosario, Santa Fe y Tigre y la Universidad de Buenos Aires.

La cancelación de esas deudas es la única manera de que los trabajadores podamos cobrar al menos una parte de lo que nos quedaron debiendo los fugados propietarios vaciadores. Así, el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires depositó sólo una parte. Lo mismo hizo, luego de muchas promesas, la Jefatura de Gabinete, pero el importe depositado por esta área es apenas una quinta parte de los $1.047.000 que figuran como deuda en el expediente judicial. El gobierno de Scioli nada dice al respecto, aunque acaba de ingresar un proyecto al Senado provincial por el cual se solicita que salde esas deudas.

La posibilidad de un relanzamiento del diario a cargo del grupo Olmos que incluyera a la mayor parte de los trabajadores de Crítica quedó trunca. Ahora, versiones señalan que algunos trabajadores podrían ser absorbidos, si se concretara alguna operación comercial entre empresarios periodísticos.

Lo cierto es que hasta el momento no está garantizada la preservación de todos los puestos de trabajo. Nos preguntamos cómo es posible que, en medio del debate sobre la ley de medios, el rol del periodismo y la libertad de prensa, empresarios inescrupulosos e irresponsables cierren un diario acallando una voz y dejando a los trabajadores en la calle.

Por eso, solicitamos que desde el Estado y desde los poderes constitucionales de la Nación se activen los mecanismos y herramientas para preservar la fuente laboral.

Invitamos a lectores, colegas y a organizaciones políticas, sociales y sindicales a acompañarnos en esta movilización.

COMISIÓN INTERNA DEL DIARIO CRÍTICA DE LA ARGENTINA

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada